Un revuelto de ideas, pensamientos, y de todo un poco. Producto de una mente absurda y un poco loca.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

ME HAGO MAYOR... Y QUE MAL ME ESTÁ SENTANDO

   Pues si, me hago mayor, vieja, como dicen mis hijas. Es algo que voy sintiendo todos los años, en el día del cumple de mi hija mayor sobre todo, que fue el lunes 14, este año ha cumplido 14 años, y cada año que pasa me siento aún más mayor. Ella se hace una mujer, y yo una vieja. Así me siento. Y lo que es peor, siento que he perdido mis años de juventud sin haberlos aprovechado en absoluto.
    Porque cuando veo otros blogs, miro en Instagram, en Facebook, o Twitter, a todas esas mujeres y hombres, que viajan, y tienen esas vidas tan llenas de experiencias, miro la mía y no puedo evitar sentirme vacía. Yo no he salido a muchos sitios, de España conozco poco, y de lo que conozco solo he salido a trabajar. Del extranjero, si, viví en Australia 4 años, pero fueron entre los 3 y los 7 así que guardo pocos recuerdos en mi memoria, aunque los atesoro como joyas.

   Me gustaría haber hecho más cosas, visto más mundo, poder tener mas experiencias en mi vida, mas recuerdos guardados, porque al final de la vida, es lo único que nos queda, lo vivido. Lo material no sirve de nada, solamente la vida que hayas vivido y disfrutado es lo que cuenta, de nada sirve juntar tesoros, dinero, propiedades, si durante todo el tiempo que has estado en este mundo no has experimentado un momento en algún lugar precioso, si no te has emocionado con una puesta de sol, si no has conocido un plato exótico en un país exótico,... todo lo demás no merece ser guardado.

   Esto también vale con lo que has hecho con tu vida. Veo a mucha gente feliz con lo que hacen. Y me dan envidia. Da igual lo que seas, desde un humilde barrendero hasta un gran médico o abogado, si lo que haces te llena plenamente, serás feliz. El problema viene cuando no estás a gusto con tu trabajo, con tu vida, contigo mismo. Y te conviertes en una persona infeliz, muy infeliz. Y esa infelicidad hace que los años se desperdicien. Y los años perdidos ya no se recuperan, jamás.

   Ahora, a mis 46 años, me doy cuenta de esto, y me siento mayor y totalmente infeliz, viendo como he desperdiciado una vida, que quizás podría haber sido distinta. Puedo intentar cambiar algo, pero no se puede recuperar 25 años de golpe.

   ¿Alguien que tenga una máquina que me vuelva más joven?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada