Un revuelto de ideas, pensamientos, y de todo un poco. Producto de una mente absurda y un poco loca.

sábado, 3 de diciembre de 2016

3 de Diciembre: DIA INTERNACIONAL DE LA DISCAPACIDAD

    Hoy es el día Internacional de la Discapacidad, y quiero recordar a todas esas personas que día a día luchan contra el resto del mundo que los consideramos menos capaces, cuando en realidad los discapacitados somos nosotros. Y hablo con conocimiento de causa, porque conozco muy de cerca dos casos, niñas compañeras en el colegio de mis hijas, que son excepcionales, no solo porque han superado con creces sus barreras, supuestamente las que sus discapacidades les imponían, sino porque además, tienen otras capacidades que los niños y niñas de sus edades normalmente no tendrían, o que si las tuvieran las denominaríamos inmediatamente como superdotados y superdotadas. Para mi, desde luego, son niñas normales, más que dotadas de unas cualidades que ya quisieran muchos padres para sus hijos, son inteligentes, cariñosas, educadas, y valientes, muy valientes, porque hay que serlo para luchar en un mundo como éste, en el que cualquier pequeño "defecto" que tengas, te convierte en poco capacitado. Y ellas han conseguido ser dos niñas más entre todos los alumnos, queridas por todos nosotros. Yo al menos así lo veo.

   Ayer en este colegio(CEIP ELADIO LEON), se celebraron actividades para conmemorar el día de la Constitución Española, y por supuesto el Día Internacional de la Discapacidad, y para este último se hizo una gimkana donde los niños emulaban situaciones  con las que los discapacitados se encuentran a diario, como subir en silla de ruedas una rampa, o andar con los ojos  o los oídos tapados, jugar al baloncesto con un brazo atado, etc., para que ellos se pusieran en el lugar de estas personas, y así pudieran empatizar mejor.
   La experiencia ha sido buena para ellos, muchas veces no nos damos cuenta de la suerte que tenemos cuando no nos falta ninguno de los sentidos, y estos ejercicios hacen que nos conciencemos de ello.

   Al final de las actividades las mamas de las niñas nos deleitaron con unas cartas, luego voy a pasar a transcribir una de ellas, porque me emocionaron tanto que creo que merece la pena leerlas. Esta es la otra parte de la historia.
 
   Quisiera hablar de mi amiga Carmen, es la mama de Carmen María, una de las niñas con "discapacidad" del cole, y es la madre más luchadora que jamás he conocido. Carmen María al nacer sufrió un derrame cerebral en 3er grado con secuelas, de ceguera  y hemiparesia derecha, estuvo muy grave.  Para que nos entendamos, la hemiparesia es parálisis cerebral, es leve, pero tiene la pierna afectada y la mano también, aunque menos.
   Carmen, o Carmelita como yo la llamo, es una mujer dulce, cuando la conoces te sorprende porque es pequeña, de voz dulce y suave, da la impresión que es una mujer muy tranquila, como relajada, pero entonces recoge a su niña, a su Carmen María, y sale del cole y la lleva a clases de música, y la deja allí, y va a recoger a su hija mayor o a su casa a recoger la cocina que se la ha dejado a medias porque no le ha dado tiempo, y en una hora corre qué te corre vuelve a recoger a su Carmen María y la lleva a rehabilitación, y vuelve corriendo a la compra o a una reunión del ampa del instituto de la mayor o del colegio de Carmen María, y vuelta a recoger a Carmen María, y a casa a hacer la cena, y así todos los días. Las mañanas son iguales, mitad en su casa, mitad en reuniones para conseguir que a su hija le den esta ayuda, o con los profesores,  o buscando información para que a su niña no le falte de nada, o de médicos porque todavía Carmen necesita muchos médicos. O de tutorías de las niñas.
   Es una super madre, y su marido un super padre. Han pasado por mucho, y no muchas familias hubieran aguantado juntas todo lo que ellos han pasado, pero siguen como una piña, y son envidiables, todos, desde los padres hasta la hermana mayor, Miriam, que es adorable, y quiere a su hermana con locura. Cualquier niña con cuatro años y medio que ella tenia cuando nació su hermana, hubiera cogido celos, al ver la atención que se le prestaba a su hermanita, y sin embargo siempre ha sido el apoyo de su madre, una niña responsable y eso es admirable.

No me enrollo más, se nota que los quiero mucho y todo lo que diga de ellos va a ser poco, así que paso a transcribir la carta de Carmen madre, y luego la carta que Miriam escribió a su hermana.

   "Hola buenas tardes, hoy nos encontramos aquí reunidos para haceros saber y entender las vivencias de las familias, cuando tienen en su hogar un niño con discapacidad.
   Empezaré a contaros que son unos de los momentos más difíciles y de mayor impacto que puede recibir unos padres, cuando el médico te informa del diagnóstico de tu hija. En mi caso este impacto fue mayor, porque la vida de mi hija pendía de un hilo al que se aferraba. Pasaron esas 72 horas fundamentales, en las que se vivieron momentos muy duros y de angustia, pero esta campeona lo consiguió y agradezco cada día que pasa que siga con nosotros, ya que la vida no ha permitido conocer a esta personita tan valiosa y especial.
   Su diagnóstico fue ya definitivo cuando tenía 9 meses, aunque yo como madre sabía que algo no iba bien desde el principio, pero no me importaba, estaba viva y eso era suficiente para mí.
   A partir de entonces no había que pensar en lo que había sucedido y el porque había sucedido, sino en lo que se podía hacer por ella de aquí en adelante.
   Tal como fue creciendo tuvo diferentes necesidades, en las que ella se ha ido superando poco a poco. Gracias a la ayuda de los profesionales que ha tenido siempre a su lado preocupandose por ella, a la vez que enseñaban a sus padres a saber afrontar esta nueva situación.
   Una de la etapa más importante que ha vivido la niña fue cuando comenzó la etapa escolar. Todavía recuerdo los momentos de incertidumbre que vivimos, tanto el profesorado como su familia, porque queríamos que la niña estudiara en este colegio, de lo cual estaré siempre agradecida por su lucha, para que Carmen María formara parte de su alumnado. Y que a través de su tesón y esfuerzo se pudo conseguir cubrir todas las necesidades que la niña precisaba. Por eso quiero elogiar a todos y cada uno de los aquí  presentes y es de agradecer a todos los niños de este colegio, tanto a los que formaban parte del alumnado que ya se han ido, como a los que siguen aquí, por el cariño y apoyo que le han ofrecido a Carmen María desde que era pequeña hasta ahora y esto es debido a la educación y a los buenos valores que les enseñan sus familias, para que acepten a los niños con discapacidad como uno mas del grupo.

   Quiero hacer una mención especial a Paula, la cual me dio mucha alegría cuando conocí la noticia de que estaría con Carmen María en clase, sus caracteres siempre han compaginado y se han llevado bien, ayudandose la una a la otra. Mi agradecimiento también, para su profesora y su monitora, que son un excelente equipo para trabajar con estas dos niñas y hacer de ellas lo más autónomas posible. Y no olvidarme del resto de profesores, tanto a los que la niña ha sido alumna a lo largo de estos años, como aquellos profesores que aunque no ha sido alumna suya se han preocupado por ella, ofreciendo su cariño y apoyo. Agradecer también al AMPA por su estrecha colaboración cuando la niña los ha necesitado.

   Solo quisiera deciros que aunque no todos compartimos las mismas dificultades mi hemos tenido los mismos obstáculos en la vida, si compartimos algunos sentimientos. Por eso quiero expresar la realidad de las personas con discapacidad y es que ante todo son personas con sueños, aspiraciones, esperanzas y que desean ser queridas. Son personas como yo, que se han vuelto parte de la sociedad y de nuestras vidas, que anhelan poder superar sus dificultades e integrarse con el resto de personas, sin que existan barreras ni prejuicios y si a la tolerancia.
   Por eso hay que mantener los corazones abiertos y encontrar el amor y la comprensión que nos hace humanos. No se puede pronosticar su futuro, ni saber lo exitoso que serán, pero si se puede luchar con constancia y esfuerzo, para acabar con todos los estereotipos que puedan existir.

   Por ello, Carmen María tiene que ser la prueba viviente de que se puede romper el sistema, nunca conformarse con las limitaciones,si no con esfuerzo y trabajo se puede demostrar que pueden conseguir casi todo lo que se propongan. Y este es el motivo que me impulsa a seguir adelante y luchar por ella. Sólo cierren los ojos por un momento e imaginen el mundo que ella pueda ver y sentir desde el instante de su nacimiento en las que perdió muchas de las habilidades que el resto de las personas poseemos, pero la vida le otorgó conservar una muy hermosa: la música.

   Para terminar, seré la voz que os lea esta emotiva carta que ha escrito mi hija Miriam sobre lo que vive y siente por su hermana."

  " Mi querida hermana:
Hace unos años llegó a este mundo una persona muy especial, a la familia, y esa fuiste tu, siendo el mejor regalo que la vida pudo ofrecer. Todavía recuerdo como si fuera ayer cuando te vi por primera vez en tu incubadora, tan pequeña, tan bonita, con tus mejillas sonrojadas. Te quise abrazar, pero los cristales me lo  impedían y me enfadaba con los papás por no dejarme entrar dentro y acariciarte. Pronto estuviste en casa y pude disfrutar de ti. Me gustaba cuidarte y jugar a las mamas contigo. Me encanta verte crecer y ver en la persona en que te vas convirtiendo, te demuestro en pocas ocasiones lo mucho que te quiero, pero quiero que entiendas que siempre me preocuparé por ti.
Por eso quiero que sepas que no puedo darte soluciones para todos tus problemas de la vida, ni tengo respuestas para tus dudas o temores, pero puedo escucharte y buscarlas contigo. No puedo cambiar  tu pasado, presente y futuro, pero cuando me necesites estaré junto a ti. No puedo evitar que tropieces, solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas. tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos, pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz. No juzgaré las decisiones que tomes cuando seas mayor, pero puedo ayudarte y apoyarte si tú me lo pides. No puedo trazarte límites ni ponerte metas que no sabes si podrás conseguir, pero si te puedo ofrecer mi tiempo y mi ayuda, para que algún día puedas lograrlo. No puedo evitar en el futuro si alguna pena te parte el corazón, pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para poder armarlos de nuevo.
   Por eso he resuelto en darte lo que no se puede encontrar en ningún almacén y es ofrecerte mi cariño, mi adoración y mi disposición para hacerte feliz.
   Te quiere tu hermana."
 

   Poco más puedo añadir. Para mi fueron muy emotivas, siguen siendolo cada vez que las leo, y solo decir que mi querida amiga Carmelita es la mujer más fuerte que conozco, que es una gran madre, luchadora como pocas. ella no proviene de una familia con grandes recursos económicos ni tiene una carrera universitaria y sin embargo, ha sabido desenvolverse estupendamente para conseguir para su hija tenga las mismas oportunidades que un niño sin discapacidad, y doy fe que ha luchado mucho, se ha movido mucho, ha llamado a muchas puertas, y no se ha dejado amedrentar ante nada. Todo por su hija, para que sea feliz, y se que Carmen María lo es, y aunque no me ve, cuando oye mi voz y me reconoce y dice mi nombre, reconozco que me siento asombrada, y conmovida cuando me abraza y me besa, porque se que lo hace desde el corazón.

   Os quiero y os admiro mucho a los cuatro.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada